Geeksoup
Geeksoup blog

Veganismo, vegetarianismo puro.

Aqui os traigo un artículo cuanto menos curioso, redactado por mi estimado y culto compañero de clase y amigo primero Salva. Es la primera vez que colabora con el blog (obvio dada su corta vida) pero espero que no sea la última porque seguro que nos puede deleitar con muchos escritos como este salidos directamente de su infinita sapiencia y experiencia. Bueno dejando a un lado las presentaciones os dejo con su primer aporte a este blog, pero no sin antes decirle si esta leyendo esto, gracias y espero tenerte pronto por aqui de nuevo.

Nietzsche era vegetariano

Salvador Gutiérrez Salcedo

«Friedrich Nietzsche era vegetariano, scrisse molte lettere a Wagner ed io mi sento un po’ un cannibale» cantaba Battiato en Tramonto occidentale. Me extrañó este rasgo del filósofo, aunque todo puede esperarse uno de Nietzsche, y me dediqué a indagar un poco en esto. Pero ¡ay!, ni la sempiterna Wikipedia hacía referencia a esta (no tan sana) vida de vegetariano en su artículo. ¿Podía ser esto posible? Bueno, parece ser que Il Maestro tenía de nuevo razón, pues el alemán, después de conocer a su admirado Richard Wagner, e influenciado por este, siguió el régimen vegetariano en sus comidas, matizando las razones en su obra.

Pero no quiero hablar de filosofía en este documento (aunque ¿quién no puede vislumbrar matices filosóficos en cualquier escrito en el que pretenda ahondar?), sino que deseo analizar, aunque sea supefcicialmente, las características del vegetarianismo en base, ahora sí, a la experiencia propia.

Por supuesto todo el mundo sabe qué es un vegetariano y cuál es su modo de actuar pero pocos, ni aun muchos autoproclamados en esta práctica, conocen completamente el significado de la palabra, de esa forma de vida. Existen varios tipos de vegetarianismo: el clásico conocido por todos, aquel que no te permite comer carne de animales terrestres pero te da libertad para ingerir pescado, marisco, huevos, leche, entre otros. En definitiva, el tipo más «impuro» de este enfoque, el más inconsistente. El verdadero vegetariano, como mínimo, no consume carne ni pescado de ningún tipo, pudiendo ingerir lácteos, huevos o ambos. Pero el estilo más duro que podemos encontrar es el veganismo, el vegetarianismo puro. El veganista no come absolutamente nada de origen animal ni utiliza ningún producto de animales o probados sobre ellos. Según me comentó un auténtico veganista, esta decisión no es fácil y tiene una estricta base moral que nada tiene que ver con la salud. El veganista rechaza el actual trato que se le dan a los animales que, siempre bajo su punto de vista, están siendo esclavizados por los hombres, que no tienen ningún derecho a actuar de esa manera. Es una filosofía diametralmente opuesta al especismo y que aboga por la igualdad entre especies y un equilibrio en el que nadie se vea perjudicado por el otro. «No hagas lo que no quieres que te hagan» dicen. El hombre, al ser el culmen de la cadena evolutiva, está racionalmente preparado para poder vivir en armonía con la naturaleza y para poder subsistir sin necesidad de ingerir animales, añadiendo a su dieta complementos vitamínicos y proteínicos.

Me interesó desde mucho este particular enfoque de la vida ya que soy un gran amante de los animales y rechazo cualquier maltrato injustificado hacia los mismos, y realmente las razones de los veganistas, más extendidas que aquí, son excepcionalmente sólidas y con una férrea lógica interna. Por eso decidí practicar esta filosofía durante una semana, sin llegar a convertirme completamente en un vegano, pues difiero en algunas cuestiones de esta forma de vida. Quería saber qué era realmente vivir, aunque sea poco tiempo, sin ingerir nada de lo que tanto habita este planeta, los animales.

El período elegido, debido al menor esfuerzo físico necesario, fue la esperada por muchos Semana Santa, de lunes a domingo, aunque creo que queda claro que mis razones no eran espirituales. Comencé el primer día con ganas y energía para superar mi meta, desayunando zumo con algunas piezas de fruta y cacahuetes, que me salvarían muchas veces en toda la semana. Debo decir que realmente no me sentó nada bien esta comida, pero más por razones digestivas que por el cambio de dieta. Almorcé algo de verdura y patatas y fruta en el postre, y quedé saciado. Realmente todos los días fueron, en mayor o menor medida, similares en cuando a alimentos. Comía verdura, potajes, pan y aceite, frutos (secos y frescos) y zumo, y aguanté completamente así. No noté nada en mi salud que manifestase el drástico cambio, pero poco probable era al tratarse de pocos días. Cierto es que a lo largo de éstos, por la poca variedad de los alimentos, almorzaba cada vez con menor frecuencia hasta que, en el ultimo fin de semana, resistía sin problemas comiendo solamente a mediodía.

Ensaladas (por el atún), leche, yogures, mantequilla, quesos, chocolates (por seguridad, sólo consumí negro puro), bollería, bizcochos (ambos por el huevo), dulces en general, embutidos, carnes de cualquier tipo, algo de pescado eran alimentos totalmente prohibidos. Me obsesionaba con mirar los componentes de cada comida que pretendía ingerir, algo que también me sirvió para comprobar lo excesivamente manipulada que ésta se encuentra actualmente. Algo que sí echaba realmente de menos era la leche y el dulce. Aquel bizcocho, chocolate u otra repostería con la que suele pecar después de las comidas eran echados en falta con fuerza, hecho que me hizo ver lo excesivamente ligados que estamos al dulce actualmente; tanto, que reto al lector a privarse de estos caprichos durante algunos días para que sea consciente de cómo el cuerpo nota esta falta con rapidez.

Pero no todo fueron penurias. Comprobé que, habiéndose acostumbrado el cuerpo a ello y con apoyo vitamínico, realizar una vida así es totalmente posible siendo incluso más saludable que la reinante dieta de excesivas carnes por semana y poca ingesta de frutas y verduras. Anímicamente nada cambió en principio, pero no puedo dejar de comentar el extraño deseo de expresión, volcada adecuadamente, con el que fui invadido a mediados del período; quizás Nietzsche sí tenga algo que decir al respecto.

¿Qué conclusión obtuve en esa semana? No puedo concretarla. Quizás, como Battiato, me siento un poco caníbal al volver a mi vida regular, y seguro que algunos retazos de ese estilo de vida han quedado anclados en la mía. O quizás de nada haya servido esta experiencia que llevaba semanas deseando vivir. No puedo valorarlo desde mi subjetividad.

Vaya… parece que al final sí he hablado de filosofía.

Anuncios

9 comentarios to “Veganismo, vegetarianismo puro.”

  1. bueno que decir que no haya dicho en el prólogo, me encantó el articulo, muy ameno y me sirvio para saber algo mas sobre el veganismo, felicidades salva!!!

    Saludos,
    Carlos 😉

  2. Buen artículo Salva! Me han entrado ganas de probar!!

  3. Ciertamente, un artículo excelente, espero ver más colaboraciones tuyas con nuestro humilde blog aunque lamentablemente no te podemos dar una parte de los beneficios… xD

  4. la verdad es que me a impresionado, tanto por el articulo como por el valor que tuviste de probar ser vegetariano en una epoca de tantos excesos como semana santa, chapó, haber si me animo y escribo algo y entre todos hacemos esto algo grande. Un saludo

  5. me pareciò muy bueno este articulo, hace un tiempo atràs comencè a investigar esta forma de vida y me parece realmente respetable, los videos que se encuentran en internet son verdaderamente crueles, es decir, desde el punto de vista de la realidad en que vivimos. En un comienzo no comprendìa totalmente esta conducta ya que tengo una amiga que pertenece a este grupo de personas y no creo que su forma de vivir y de pensar sea la correcta, me refiero a que no es una vegana de verdad, pues solo creo que es una vegana egoista dice no comer carne ni derivados de los animales, sin embargo la tentaciòn en muchas ocasiones se ha apoderado de ella y no la culpo, simlemente creo que si no està segura de llevar esa vida es mejor dejarla pero en ningùn caso seguir diciendo: “soy vegana”, cuando realmente dentro de su corazòn y conciencia no lo es.

    • Hola leticia ramos, a que te refieres con que dice que es vegana y realmente no lo es?, lo entiendo pero que es lo que te hace dudar, la has visto comer algo que no debe o cual es la razon? Bueno en caso contrario si tu dices que amas a los animales y que los proteges, etc ya sabes el resto….. ¿Porque los sigues comiendo?, no es que la justifique a ella sino que al mismo tiempo tu caes en la misma circunstancia. O que estes en contra de las corridas de toros y que comas un bistec en la comida…… ¿¿¿???, bueno no pretendo ofenderte solo que es algo que comunmente hacemos y no nos damos cuenta que nosotros estamos en el mismo error.

      Yo tambien me consideraba defensor de los animales, etc pero no me daba cuenta que al comerlos les estaba haciendo un mal a ellos mas de lo que imaginaba.

      Desde hace 2 años 1 mes que soy vegetariana (ovolacto el 1er año) y vegan el 2do

      Las etapas de transsicion para ser vegetariana fueron de 4 meses (habia pensado en un año pero gracias a la inf que existe en internet esta se redujo a menos de la mitad) en cuanto a ser vegana, fue a lo largo del 1er año (y mas remarcados en los ultimos 3 meses)

      En fin Lo importante es que se hace TODO LO POSIBLE PARA QUE ESTE MUNDO SEA MEJOR

      Saludos

  6. No hacen falta complementos vitaminicos y aun menos proteicos, decir eso es de risa. Aun asi, si k hay k controlar la B12, es lo unico en lo k es aconsejable un complemento, aun asi añadir k tambien es aconsejable en una dieta normal, ya k tenemos k tener en cuenta k la carencia de esta y a anemia provocada por la misma, se da en igualdad entre veganos y no veganos. Y en cuanto a tu dieta, no estaba demasiado bien planteada, es aconsejable que tomes mas cereal, legumbres, semillas, frutos secos… ese tipo de cosas, no necesariamente todas, pero si convinando algunas durante el dia, como por ejemplo: cereales con legumbres. Tambien añadir k para el desayuno la leche de soja es lo ideal, por lo menos para mi gusto.

  7. Este es un video de algunos actores argentinos, sobre su decision de no comer mas alimentos de origen animal.
    Les dejo tambien el vinculo a nuestro grupo de Vegetarianos Famosos, ahi podran apreciar el testimonio de otras personas conocidas, por ejemplo una gran cantidad de actores de Hollywood son vegetarianos o veganos.
    https://www.facebook.com/groups/Vegetarianos.Famosos/
    Estan todos invitados a participar y hacer aportes. Gracias por su interes

  8. Me ha gustado mucho este post. Tiene que ser una experiencia vivir eso durante una semana, pero como manera de vida, o sea, cotidianamente, lo veo muy complicado.

    Respecto a la narrativa, es impecable.

    Un saludo. ( salvaje, salvaje)

    PD. Yo podría estar más de una semana sin dulces y no pasa nada. Las cosas sanas, como las tostadas de aceite y tomate, están muy ricas también 😛


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: